"los brazos abiertos para acoger a todos: a los de la izquierda, a los de la derecha y a los del centro"

En 1946 Leopoldo Eijo y Garay, Obispo de Madrid encargó a Escrivá que predicara a Franco y a su esposa unos ejercicios espirituales. Esto era entonces algo común, y cada año fue haciendo ese encargo a diversos sacerdotes del país. Y era algo a lo que no podía negarse por su condición de sacerdote con "los brazos abiertos para acoger a todos: a los de la izquierda, a los de la derecha y a los del centro".

Los ejercicios duraron del 8 al 12 de abril de 1946 y escribe el historiador alemán Peter Berglar que Escrivá:

"consideró que no le vendría mal una meditación sobre la muerte. El Jefe del Estado escuchó con atención sus consideraciones espirituales sobre este punto y dijo que, desde luego, había pensado alguna vez en este asunto, y que tenía tomadas las medidas oportunas. Se ve que en aquel momento la muerte para él significaba fundamentalmente un problema político...

Más tarde, cuando el Obispo de Madrid tuvo conocimiento del hecho, le comentó en la primera ocasión en la que coincidieron: «Después de ésta, en España nunca será Obispo...» «Me basta —contestó el Fundador del Opus Dei— ser sacerdote.»

También en Franco veía, antes que nada, un alma: nunca se le habría ocurrido aprovechar su predicación para ejercer cualquier tipo de influencia. (p. 327)

de conelpapa.com

Enlaces relacionados:

Escrivá y Franco

Escrivá ante Franco

Escrivá ante Franco y la guerra civil española: Opus Dei y franquismo

1 comentario:

Rodolfo Plata dijo...

La cuaresma es tiempo de meditación, ejercicios espirituales y rectificación: 1) La paideía griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud mediante la práctica continua de ejercicios espirituales. El educador, más que informar trataba de motivar a los participantes a ejercitarse en la virtud mediante discusión de casos y ejemplos prácticos de los diferentes aspectos o categorías axiológicas, para prevenir y curar las enfermedades del alma. La paideía griega enriqueció al cristianismo con los ejercicios espirituales y la metodología necesaria para inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad practicando las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma a fin de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos). 2) Por lo contrario, el Antiguo Testamento y su teología fantástica, al abrogar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores, extraviándolos de la paideía de Cristo al desviarlos hacia la ecumene abrahámiaca que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual). Es tiempo de rectificar y retomar la paideía de Cristo sin judaísmo, separando el Antiguo Testamento de nuestra fe, que ha impedido a los cristianos alcanzar la trascendencia humana patente en Cristo y la sociedad perfecta (reino de Dios). Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD